Un modelo de acuerdo de confidencialidad (NDA)

Voy a compartir un modelo de acuerdo de confidencialidad para su uso con moderación. Por favor, no abuses: el uso excesivo de estos acuerdos te puede perjudicar (sí, como el alcohol…). En este post te explico por qué.

¿Qué son los acuerdos de confidencialidad?

Los acuerdos de confidencialidad, también llamados NDA (léelo “en-di-ei”, ya sabes) por las siglas de la denominación anglosajona (Non Disclosure Agreement), son documentos con los que pretendemos obtener, del destinatario de alguna información que vamos a facilitar, que ésta no se utilice para finalidad alguna distinta de la que ha motivado su entrega o puesta en conocimiento.

Con la firma de tales acuerdos se procura proteger información propia que consideramos valiosa y cuyo empleo o divulgación a terceros podría causarnos perjuicios. Los tipos de información que pueden necesitar esa protección son muy diversos: información comercial, tecnológica, de know how, etc.

El concepto es sencillo, y la utilidad de tales documentos es clara. Sin embargo, en el ámbito de las startups el uso de los acuerdos de confidencialidad se desvirtúa con facilidad, generando efectos indeseados por un empleo excesivo o inoportuno. Esto se produce por la tendencia que sufren algunos emprendedores a proteger “frente al mundo” su idea de negocio, por el temor a que tal idea puede serles robada o plagiada.

¿Qué debo proteger con un acuerdo de confidencialidad?

Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que las ideas, por sí mismas, tienen un valor muy relativo, casi nulo si no van acompañadas de todo lo que atañe a su ejecución, que suele ser mucho más complejo que la idea en sí. Si lo único de que disponemos es una idea, por muy valiosa que la consideremos, será mejor asumir que un empeño excesivo en patrimonializarla, protegiéndola frente al mundo para que no nos la roben, será casi siempre un error (entiende las anteriores afirmaciones sujetas a una innumerable casuística que podría arrojar conclusiones contrarias en algunos casos).

Para empezar a hablar de la necesidad de proteger la información tendremos que esperar a haber generado una información verdaderamente útil por sí misma; un conjunto de datos o conocimientos que permitan, precisamente, la creación de un negocio o la mejora de alguno existente (en esto último es donde entra el riesgo frente a la competencia). Esa información es la que debemos proteger.

¿Cuándo debo exigir la firma del NDA?

Es posible que ya tengamos la información que he mencionado antes, pero quizás en la primera reunión que mantenganmos con la otra parte no sea necesario entrar en detalles; en tal caso, siempre causará mejor impresión no poner el NDA encima de la mesa justo después de saludarnos; mejor esperar al momento en que hayamos decidido avanzar y debamos facilitar una información exhaustiva. Debemos saber sustraer de la primera conversación aquellos datos que no nos es necesario facilitar en ese momento.

¿Debo protegerme frente a los inversores?

Probablemente no haya una respuesta taxativa, pero de mi experiencia te puedo decir que los inversores de verdad (tanto business angels como venture capital) no se dedican a robar ideas o a plagiar proyectos que se les presentan.

Si estás buscando inversión ten por seguro que no causará buena impresión la exigencia de firma de un NDA para la exposición del proyecto; de hecho, es probable que el inversor se limite a negarse a esa firma.

Otra cosa es que estés hablando con alguien que no es un verdadero inversor; para evitar este riesgo bastará con obtener referencias de tu interlocutor. El “ecosistema inversor” es bastante público y normalmente no resultará difícil disponer de esa información.

Por tanto, mi recomendación es que no exijas la firma del acuerdo de confidencialidad a tus inversores hasta que no toque: nunca en la exposición inicial, y seguramente sí cuando la inversión cristalice y lleguéis al momento de firmar un pacto de socios.

Y como lo prometido es deuda, aquí puedes descargar el modelo de acuerdo de confidencialidad:

Esta entrada tiene 9 comentarios

  1. Mariano Rozalen,

    Muchas felicidades por el artículo y por supuesto por el acuerdo (lo modificaremos y así nos ahorraremos pagar los servicios de un abogado).
    Lo siento pero no estoy de acuerdo cuando dices: “Lo primero que deberíamos tener en cuenta es que las ideas, por sí mismas, tienen un valor muy relativo, casi nulo si no van acompañadas de todo lo que atañe a su ejecución, que suele ser mucho más complejo que la idea en sí”
    Eso mismo se puede aplicar al que solo tiene dinero y no sabe como ponerlo a trabajar. el dinero parado siempre se acaba.
    Las ideas sin dinero no sirven para nada y el dinero sin ideas lo acabas perdiendo.
    Por eso el que tiene una idea tiene el mismo derecho a protegerla y debe hacerlo como el que tiene dinero (que no te lo da sin firmar nada, cuando te da el dinero te obliga a firmar un documento ante notario no le basta con hacer un documento privado.
    Y que quede muy claro que los unicos momentos de gloria que tiene el emprendedor, son antes de contar su proyecto, despues de contarlo si no gusta has perdido la gloria y si gusta el inversor (como pone los medios) es el que acaba llevandose la mayor parde de los beneficios (o lo que es lo mismo de la gloria).

    Un gran abrazo
    Mariano Rozalén
    PD me gusta mucho tu blog.

  2. Cristina font

    Me parece perfeco lo que dices Mariano, pero entonces como debemos protegernos al tener una idea? qué hacer si tu eres una hormiga al lado de una gran empresa, a la cual le gusta la idea.
    Por experiencia te diré, que aun teniendo patentes buenas, aun asi…. te copian y si saben que no tienes dinero o al menos, no tanto dinero como ellos, saben que no podrás defenderte para salvar tu “propiedad” … es decir, aunque patentemos si no hay mucho dinero detrás para ir a juicio no haces nada y el sistema no hace nada para “salvar ” a estos emprendedores que arriesgan todo lo que tienen por una BUENA IDEA.
    inventé, patenté, diseñe, comercialicé CLEAN CITY,www.facebook.com/pages/Clean-City/171825759549770?ref=hl un invento que al parecer gustó a muchas empresas, grandes empresas y que no puede defender al 100% por falta de recursos y tengo que ver como otras empresas lo copiarorn (con mas recursos) y tambien lo comercializan. Nadie avisa al emprendedor de lo que significa patentar, empezar a ir a juicios y dejar todos tus recursos demostrando que la idea fue tuya!
    Ahora tengo otra idea y me pregunto…. cómo hacerlo para no pasar por el mismo suplicio….

  3. Steven Canales

    buenas noches, excelente aporte. Pero desde el punto de vista de los inversores considero que el NDA denota mas seguridad, que los generadores del proyecto quieran proteger su propiedad intelectual demuestra fervientemente que su idea es innovadora, y mejor aun que creen en ella.

    1. Antonio

      Hola Steven, aunque en este tipo de cuestiones no existe ninguna verdad absoluta, en mi experiencia los inversores son muy reacios a aceptar la firma de un acuerdo de confidencialidad en un momento inicial. Otra cosa es cuando se firma un term sheet y se lleva a cabo una due diligence, en la que la profundidad de la información que se solicita sí que hace más clara la conveniencia de firmar el NDA.
      Un saludo!

  4. Elena

    Buenas noches, soy una estudiante de derecho, me resultaría muy útil poder acceder al modelo de NDA, sin embargo no consigo hacerlo a pesar de que le sigo en twitter, ¿Podría explicarme como hacerlo?
    Muchas gracias y felicidades por el blog

  5. Antonio

    Hola Elena,

    Te lo envío por mail. Muchas gracias por seguirnos 😉

  6. Guillermo

    Buenos dias Antonio, interesante blog, lo he encontrado gracias a que tengo que realizar un NDA para un trabajo de universidad, y estaría interesado en descargarme el tuyo para tener varios conceptos de modelos ya realizados, le he seguido en twitter pero no puedo descargármelo, podría ser posible que me lo enviara?

    Gracias y enhorabuena por el blog!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.